El top 10 de aquellas cosas que te interrumpen cuando juegas

Publicado: agosto 12, 2010 de beto1182 en Uncategorized

Muchos temas serios, muchas preocupaciones por estos días. Por eso en esta ocasión prefiero  escribir sobre algo más relajado, menos denso y más digerible para todos. A veces está bien reflexionar, meditar, profundizar en cuestiones importantes de nuestro mundo y nuestra cotidianidad. Pero a veces, también, es bueno dar paso a lo superficial, a lo que entretiene, lo que no nos toma mucho trabajo comprender y que no sugiere grandes elucidaciones ni discusiones.

¿No te ha pasado cuando estás jugando un importante partido en Power Soccer que tienes que abandonarlo porque algo los interrumpe?  ¡El problema de los juegos online es que no hay pausa! Si lo comienzas tienes que seguirlo hasta el final, pero ¿y si algo te distrae, si algo sucede en tu casa y tienes que pararte de tu silla; si algo se está quemando en la cocina, si alguien está tratando de meterse a tu casa, si tienes que irte, si algo urgente ha ocurrido y no puedes esperar a que el partido acabe?… Y los minutos se hacen más largos, y tu oponente no oprime la S en las repeticiones, y tu mamá te necesita y grita tu nombre cada vez más fuerte; vas ganando el partido pero la presión te desconcentra y te empatan, suena el teléfono, tu perro ladra, tienes que irte o cierran la escuela!

Muchas cosas pueden pasar mientras jugamos, porque, a pesar de todo,  aunque puedas controlar los movimientos de tus jugadores, no puedes dominar el fluyente y repentino acontecer de las cosas. Por eso aquí te traigo el top 10 de las cosas que te interrumpen cuando estás jugando.

10: ¡Al teléfono!.. Comienza el partido y a algún inoportuno se le ha dado por llamarte. En el mejor de los casos puedes pedir que te llamen después, pero si tu mamá es de esas que no dan recados, entonces tienes que ir a hablar. Tratas de despedirte rápido pero tu interlocutor te sigue diciendo cosas. El caso es más grave cuando quien llama es tu novia o novio y comienza a hacerte preguntas como, ¿qué has hecho?, ¿me has pensado?, ¿qué comiste hoy? ;  y tú, por nada del mundo puedes decirle: “¡oye! te llamo después porque estoy jugando”, ya que las represalias serían tremendas; así que tienes que aguantarte, armarte de paciencia, respirar profundo y responder por quinta vez: sí, te he pensado todo el día.

9: Llantos desesperantes… Si tienes un bebé en tu casa o en tu lugar de residencia y tienes que cuidarlo lo mejor es que no juegues. ¡El llanto agudo de un bebé no da espera! Lo mismo pasa, aunque en menor medida, si tienes un perro y se le da por pedir comida o por salir de inmediato a cumplir con sus funciones naturales y orgánicas. En ambos casos tienes que salir corriendo a auxiliar a tu bebé o a tu mascota.

8: ¡Ding Dong!… ¡Alguien llama a la puerta! Si estás solo o si eres el encargado de ser el que abre la puerta en tu casa (una especie de portero o celador no remunerado), obligatoriamente tienes que ir abrir, y dependiendo de quién sea, tendrás recibir el pedido, o atender a tus tías que llegaron de sorpresa, o simplemente decir: aquí no es, ¡es en la casa de al lado!…

7: ¡Apaga ya porque se quema!… Digamos que entraste a una copa cuando de pronto comienza una tormenta. Todo se torna gris, caen rayos y tu mamá te apura a apagar y a desconectar todos los electrodomésticos para que no se dañen con uno de los rayos. Obviamente tu computador entra ahí, y tienes que despedirte de la copa. También algunos papás tienen la creencia de que si dejas mucho tiempo prendido el computador se va a recalentar y por consiguiente se va a quemar. Ante su sabiduría ancestral no hay razones que valgan, así que ¡hasta mañana, Power Soccer!

6: ¡No me aguanto más! Comienza el partido y te han entrado unas ganas impresionantes de ir al baño. Habías tomado mucha agua pero al parecer pasó derecho y velozmente por tu cuerpo, así debe ser evacuada. Comienzas a retorcerte en tu silla, a hacer movimientos extraños cuando de repente sientes la punzada en la parte baja del vientre y… ¡A correr!

5: ¡Apagón!… De repente hay un corto de luz en tu casa, no se pagó la factura o hubo un daño en el sistema. Resultado: oscuridad total, fin del partido, nada que hacer…

4: ¡A la calle!… Tienes un compromiso urgente pero la copa resultó ser demasiado larga y tienes que irte. Tu novia no da espera, tu jefe odia la impuntualidad, tus amigos se van a ir si no llegas pronto. Tienes que apagar, arreglarte rápido y salir. La presión es más grande si es que son tus papás los que necesitan que los acompañes a hacer algo y, como todos sabemos, ellos no te van a dar espera.

3: ¡Está servido!… La comida está lista; tú sabías que ese momento se acercaba cuando sentías el olor cada vez más penetrante de las especias y los condimentos y cuando escuchaste que ponían la mesa, pero no pudiste hacer nada para que la copa terminara más rápido. Sigues jugando y escuchas de nuevo la voz de tu mamá, esta vez más fuerte, tétrica y sonora: ¡A comer!… La tercera vez ya suena a amenaza así que tienes que irte a sentar y a disfrutar de ese plato amargo de derrota.

2: ¿Ya hiciste tus tareas?… Esta pregunta te desconcierta: de pronto te acuerdas todo lo que tienes que hacer para mañana, los mapas, las operaciones, el proyecto y el ensayo. Dices que en un momento empiezas, pero no, tiene que ser ya. Así que hay que cambiar el mouse por lápiz y sumirte en tus libros tratando de olvidar los puntos que has perdido en el último partido.

1: Hora de dormir… La copa es emocionante, vas de primero y quedan tres rondas. Has vencido a rivales que nunca creíste que hubieras podido vencer. Entra tu mamá a tu cuarto y te dice cariñosamente: “Bueno, es hora de dormir”. Tú sabes que detrás de ese cariño se esconde un grito, un regaño y en el peor de los casos un castigo, así que no esperas a que se produzca y el grito estentóreo vibre en las paredes de tu habitación. Sin oponer resistencia cierras las ventanas, haces clic en inicio, apagar, te pones tu pijama y te acuestas sabiendo que en realidad no vas a poder dormir pensando en lo bien que ibas y en ese primer lugar que se esfumó tras el abandono inesperado de media noche…

Sé que hay muchas razones más que nos pueden interrumpir pero creo que estas son las comunes. Ahora me voy porque alguien me llama al teléfono. ¡Hasta la próxima!

Beto_182

Deja tu comentario en Power Soccer haciendo click aquí!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s