El gol

Publicado: octubre 23, 2013 de camiventa en Fútbol de la vida real

Todos (o la gran mayoría al menos) saben lo que es un gol en el fútbol. Un gol, es cuando el balón ingresa en su totalidad dentro de un arco. Aparentemente no hay nada mal en esa descripción, pero si nos adentramos un poquito más, ¿En realidad un gol es solamente eso?

Vayamos de a poco… cuando tu equipo convierte un gol, es decir, cuando consigues introducir el esférico dentro del arco rival, el equipo rival RECIBE un gol. Cuando sientes alegría al convertir un gol, el equipo rival siente lo contrario; tristeza.

Hace bastante tiempo, yo jugué un partido que aún recuerdo mucho. A mi equipo le correspondía jugar con un equipo bastante fuerte proveniente de la localidad de Renca (una comuna de Santiago de Chile), en un duelo válido por una fecha de nuestra liga. Nos tocó jugar en nuestra cancha, que a pesar de no ser muy buena, la conocíamos de memoria. El equipo rival llegó rápidamente en un bus y en cosa de segundos se pusieron a pre-calentar antes del partido.

Mi equipo, para serles sincero, no era el más hábil. Éramos muy limitados futbolísticamente y no sacábamos muy buenos resultados… Sin embargo, nos divertíamos mucho y ese era nuestro objetivo.

Salimos a la cancha ambos equipo y nos posicionamos en nuestras respectivas posiciones. El árbitro hizo sonar su silbato y de inmediato rodó el balón en el pasto. Recuerdo que ese partido fue muy apretado… En una jugada rápida, ellos metieron un pase profundo que nos fue imposible interceptar, y su delantero definió. Nos convirtieron un gol.

Ahí tuve una sensación muy amarga, sentí que el mundo se me venía abajo. Esa es una de las tantas sensaciones que emite el gol al ser convertido… no sé, es muy difícil describirlo en palabras, pero seguramente me entenderán. 5 minutos después, nuevamente nos anotaron un gol.

Luego de un par de minutos, llegó el entretiempo. Pese a que nos estábamos divirtiendo, habíamos sufrido dos veces la sensación de recibir un gol, de quedar en desventaja, de ir perdiendo. Sólo quedaba esperar poder sentir alguna alegría en el segundo tiempo, como por ejemplo, la sensación de convertir un gol.

Fuimos a la cancha, nos posicionamos y nuevamente pitó el árbitro para que la pelotita rodara. Siguió estando parejo, pero con un bajón anímico notable en nuestro equipo, provocado por los goles recibidos y la sensación que eso trae.

Corría el minuto 9 del segundo tiempo cuando un jugador rival logra posicionarse en el punto penal gracias a un pase, realiza un enganche y remata al arco para convertir lo que sería su tercera conquista y su tercera victoria anímica. Para nosotros, fue la tercera gran y dolorosa flecha. 5 minutos después, con una sensación de dolor, recibimos el cuarto gol y el cuarto gran dolor, el cuarto pinchazo en el corazón.

No sé qué decir, nos sentimos pésimo en ese instante, recibir 4 goles de verdad es una sensación amarguísima, dolorosa y triste a la vez… pero el partido aún no finalizaba.

Pasaron 4 largos minutos en los cuales intentamos agarrar cierta posesión y adelantar nuestras líneas, lo que resultó útil. En un contraataque, nuestro delantero agarró el balón completamente sólo en el área tras recibir un destacable pase profundo, se pasó al arquero y definió de forma exquisita para convertir un golazo.

La verdad me sentí bipolar, porque pasé de sentirme derrotado a sentir una alegría tremenda. Sentí la increíble, favorable y agradable sensación de haber convertido un gol.

https://i1.wp.com/i.imgur.com/vzx6KLn.jpg

 

Sentimos alegría, gritamos como pudimos y disfrutamos esos cortos segundos en los cuales nosotros habíamos derrotado al oponente (es verdad, ya que ganamos la jugada y en consecuencia, el momento).

La verdad no me importó el resultado final, yo esperé todo el partido para poder sentir esa sensación de alegría y quitarme la desagradable noción de amargura.

Al final, perdimos 6-1, pero no me da vergüenza decir que me fui contento. Logré verlos con la sensación de recibir un gol y me vi a mí con la sensación de convertir uno.

Con la anécdota que acabo de encontrar quizás les describo un poco el sentimiento que provoca convertir un gol. El gol provoca más de una sensación, divididas en 2 partes; un dolor intenso para el que lo recibe, y una alegría incontrolable para el que lo convierte. Hay algunos goles que se gritan más que otros, pero al final, celebramos todos, admítanlo, todos provocan esa “sensación” que al fin y al cabo, complementa a un deporte tan hermoso como lo es el fútbol.

https://i2.wp.com/i.imgur.com/mTCfFE3.jpg

 

 photo nicolito909_zpsac5ff7aa.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s