El pasado, presente

Publicado: octubre 27, 2013 de razoredge024 en Estilo libre

Sería casi imposible describir con exactitud el primer momento en que hicimos contacto con ella, tan esférica y única. Nos tendríamos que remontar a nuestros primeros días de jóvenes, de chicos pero aun así, se tornaría sin lugar a dudas dificultoso.

Hay algo que muchas veces nos salteamos en nuestra vida, dejamos pasar por alguna causa desconocida a ciencia cierta. Sin embargo, las fotografías son el real recuerdo para demostrarnos que el pasado existió y fue vivido.

En innumerables ocasiones charlé con mi madre sobre situaciones de muy pequeño mías. Ella me las narraba puntillosamente y nada más, asentía con la cabeza. Luego, me enseñaba fotos de mi feliz niñez y algún que otro vago recuerdo se hacía presente en mi mente.

Así fue como me puse melancólico el día que nos mudamos. Había incontables cosas por acomodar, muchos muebles, instrumentos, ropa, etc. Un sinfín de quehaceres. Entre los cajones acosados por el polvo de no tocar algo hace años, encontré una foto que me quedé viéndola por unos minutos casi atónito, suspendido en el aire como quien bien diría.

Y ahí estaba, junto con ella. Junto con la pelota tan compañera y tan enemiga de nuestros padres. Qué manera de renegar nuestros progenitores con el bendito balón. Rotura de muebles, plantas, adornos, y miles de cosas más fueron, son y serán destruidos por la redonda.

Evidentemente, era un día soleado como tantos otros. Para los curiosos, la tenía en las manos y con una posición ya definida de pequeño: arquero.

En toda esa nebulosa estuve navegando unos minutos y no voy a negar que se me escaparon unas lágrimas. A su vez, esto se hizo posible por una foto familiar, todos contentos y sonriendo a la cámara.

Yo, como tantos otros, no somos muy amigos de las fotografías. No obstante, son el mejor instrumento que tenemos hoy en día para volver a vivir lo que fue de nosotros, lo que hicimos y revivir los mismos sentimientos que muestra la imagen. Importa poco si saliste bien, mal, con cara de ganador, con ojos cerrados. Lo que realmente interesa son las sensaciones que nos transmiten al visualizarlas nuevamente con el correr del tiempo.

Si no hay nada para hacer, le recomiendo dar una vuelta por el cajón y ver a su familia cerca de cada uno de nosotros plasmado en una hoja. Más de uno se emocionará y me contará sus sentimientos luego de haberlo hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s