El Beto Cabrera

Publicado: noviembre 21, 2013 de razoredge024 en Estilo libre

La cancha del Beto Cabrera siempre fue legendariamente un ícono dentro del distrito de Moreno. No hay persona adherente del fútbol que no haya jugado allí un partido siquiera. Aunque la ubicación no la favorecía, miles de hombres habían pasado y dejado su marca en tal lugar.

Los arcos un poco descuidados, redes llenas de boqueras, el rústico campo cubierto de tierra la convertían en un potrero inigualable a nivel regional. Pocas veces se la podía ver solariega, en muy escasas oportunidades. Por lo general, siempre estaba acompañada de su compañera, la pelota.

Cierto día del año pasado, un grupo empresarial compró un terreno aledaño a la cancha del Beto Cabrera. CEGA fue el nombre que escogieron para otorgarle. Resulta que el nuevo centro de entrenamiento provenía de una importante institución dentro de Argentina.

Los días pasaban hasta que nos dimos cuenta que iban a colocar nuevas canchas pero con césped sintético. Extraordinario. Pero jamás se nos ocurrió pensar que el monstruo se iba a terminar devorando todo a su paso.

Se me hacía más cotidiano ir a jugar un partido a las canchas de CEGA antes que al Beto. Lentamente, la gente se fue yendo del lugar quedando pocos aún para revivirla nuevamente.

Dejé de jugar allí, mis amigos hicieron lo propio y mucha gente prefirió ir al complejo aledaño. Así fue como nos enteramos de lo que ocurriría tiempo después. Fue tan abrupta la recaudación de CEGA que arrasó con el Beto Cabrera.

En ese momento, a todos nos hizo un “click” en nuestras mentes y nos pusimos nostálgicos. Cómo podía ser que dejamos de lado toda nuestra infancia en ese predio y de repente, esto. Sin lugar a dudas, nos pusimos bastante tristes pero nada había por hacer. Así, fue como el tiempo transcurrió y los cambios se iban haciendo notorios cada vez más. Hasta que las terminaron.

Adiós Beto Cabrera, adiós para siempre. En nuestros corazones seguirás presente aunque pase el tiempo y no sepamos nada de tí. Párrafo aparte para la cantidad de personas que querían que se cierre por considerarlo un lugar de reunión clandestino. Pobre de ellos si así lo creyeran.

CEGA había logrado agrandar su predio y se estaba haciendo mucho más grande. Ahora, todos los que decidimos cambiarla sufríamos su ausencia. Qué mal que actuamos.

¿Será que tendremos que quedarnos con las cosas que nos mantienen vivos antes que cambiarlas por otras que no sabremos qué será de ellas? Hay un dicho famoso que dice: “Más vale malo por conocido que bueno por conocer.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s